Me gusta

Seguir

domingo, 19 de noviembre de 2017

Poema

SECRETOS POÉTICOS

Me gusta ordeñar letras,
me gusta cantar palabras,
de esas que salen de mis poemas,
de esas que son para tu casa.
¡Me gusta verte!
Me gusta verte enamorada,
para cuando ya sepas
que soy yo, tu alma entregada.
Me maquillo de muerte
para que no veas mi boca apenada,
esa que tanto te quiere,
y ahora se queda por tus besos, adormilada.
Tu cuerpo, ¡sangría metamórfica!,
esencia en celo de yegua afrutada
sobre Sodoma y Gomorra,
ellos entenderán esta lujuria tan poetizada.
Mírome, Dios, y veo un espíritu
que reseco de sedes en nada
por santas vidas y cariño infausto,
ahora soy un hombre para mi dama.
Lágrimas en diamante,
poeta que sangra saga,
la que cuenta evangelios
para una nueva biblia sagrada.
Ésa se llamará
Doliente es mi alma,
que por algunos miserables,
ahora ando con nueva lengua literata.
Puedo ser guarro cuando quiera,
romántico también, para mi mujer hechizada,
y para su cándido vergel,
seré Longino portando su valiosa lanza.
Será mejor que acabe este poema
o mi historia se hará larga,
tal vez leyenda para el futuro
o eternidad a Dios, “galleta” blanca.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Poema

EL ANSIA POR LA PAZ

De entre guerras y numen negro,
entre las calles de una benignidad fosca,
aquellas humanidades que odian
hasta de borrachera se toman un tiempo.
Por mucho que digas que eres santo,
o que tu naturaleza sea evadir moscas insultantes,
es el mismo miedo quien te hace resultante
de las desgracias ajenas: de esos malditos humanos.
Incautan daño para propagar más daño,
odian por odio, envidian por envidia,
disgregan la tranquilidad en pedazos de perfidia
para terminar luego con todos tus encantos.
Y así te dejan con el corazón de un genocida
o un kamikaze que no sabe qué hacer,
tal vez suicidar su santidad por el bien,
o masacrarla para ser como ellos: vidas vengativas.
Aqueste mundo de fieras bestiales,
son cada una un misterio
que por manos que tiendan al bueno,
caerán con sus trampas a los demonios abismales.
Que tu viaje sea agradecido
por esos que te aman,
que te quieren cuando te hablan,
y te miman cuando ya te han bendecido.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Poema

LETRAS DE SEDA

Bienaventurada sea la tarde
que es reinada por el sol
al llover entre mis poemas,
todo lo que hay en ellos: mi amor.

A veces un beso de tus uñas
al centellear mis dedos con tus caricias,
o una frase romántica,
cuando ya me tocas con Eva: tú desnuda.

Dicen de hacer el amor,
pero para nosotros es mejor hacer nuestro amor,
el que esta tinta queda en mi libro:
en un matrimonio con dos nombres, y un autor.

Igual el sol ya no quiere amar,
entonces llora en luna
mojando mis labios con el Diluvio Universal,
con voz de poeta, y corazón virginal.

Y a ti llegan las lluvias
del lance de mis libros,
la mejor historia de amor
grabada con beso, y nombre a gemidos...

El puño y letra vienen luego
cuando al acabar esta leyenda
tatúo mi secreto en tu alma tan ecuménica:
la que te hace caminar, hacia mi amor completo.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Poema

DE LA LOCURA

Una nube de estrellas
son los ojos del universo,
los tuyos aunque no lo creas,
son los que aman todo mi cuerpo.
Cada astro, cada cosmos,
cada secreto,
uno por uno expandido por la vía de Dios,
por los orígenes y átomos del milenio,
por eso que llaman energía,
por eso otro que tachan de selecto,
eso que susurran como nombre monárquico,
extraño y omnipoderosamente perfecto.
Se llamará fuerza ecuménica
u origen de mi propio beso,
lo que sí sé es que te amo, mujer mía,
te quiero.
Me siento destrozado por lo que es la humanidad,
a veces pienso que ya no tendrá remedio,
pero ¿y qué más da?,
tan solo quiero estar contigo:
mi amor eterno.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Poema

LOS PASOS DEL AMOR

Pies divinos,
romances a la caballeresca,
los caminos por los que andas
me ofrecen brisa fresca.
Dedos al masaje secreto,
al goce de las patadas de bebé
cuando silbas las palabras
de este poema.
Léelo bien,
pues va dedicado a ellos,
a los que pisan mi cuerpo
siguiendo el erotismo... al pie de la letra.
Sí, tus pies,
que son dos regalos al amanecer,
al jolgorio de las caricias
cuando mis manos te hacen una obra maestra.
Refulgentes, translúcidos
y tan bellos
que ni un ángel se atreverá a parártelos;
en ellos toco el placer de tu puerta.
Pies del origen,
santas danzas,
¿sabes cómo se les llaman también?:
los Pilares de la Tierra.
Deja que vuelen,
deja que fluyan,
deja que existan puros en mis labios,
yo los limpiaré de la suciedad de este planeta.
Camina por mi pecho,
por la catarsis de mi corazón,
el que te otorga la felicidad,
el que te ama a puño y letra.
¡Pies tan hermosos!
Con ellos me quedo.
El hombre pisó la luna,
pero quiero que dejes en mí tu huella.
Pies tuyos,
perfumados a inocencia,
atareados por la vida,
entregados a mi fuerza eterna.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

martes, 7 de noviembre de 2017

Poema

EL AMOR AL AMOR

De una nostalgia nace la vida,
de un pétalo, un cielo,
y del núcleo,
la sangre de la semilla.
Ese ámbar que corre por mi diccionario,
el de venas llenas de tomos,
encandilados sacerdotes del mundo
y de todas las alegrías.
Una canción, la metástasis del cuerpo
hacia un universo mejor,
una imagen puesta al candor del juego,
y la esencia de las ninfas.
Todo en descontrol
pintando el cuadro de mi mansión,
y tú, la mujer que más necesito:
tú, mi perfecta artista.
Tú lanzas el golpe al circo,
al circo de los titanes poetas,
los que gozan con sus literarias riquezas,
y tú eres la mejor malabarista.
Solamente un pincel te basta
para absorber el origen de Dios,
hacerlo tuyo
y entregarnos en pos de nuestra alma mítica.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Poema

QUÉ EXTRAÑO

Qué extraño es todo esto,
cómo la vida te da vueltas,
te deleita con alegrías y engaños,
te exalta de raras vivencias.
Desdichas y felicidades,
adivinos en mi mente
que de todo saben,
sin yo saberlo,
y de pronto sucede
que caí con todo lo bueno.
Inocente culpable,
¿acaso ser inocente es culpa misma?
El camino se abre
hacia un nuevo mundo,
uno de más felicidades
con el amor que más deseo,
anhelo y todo de mí sabe.
Ella es la que de mí comprende,
me ama y es la única de mi ser:
de lo que todo me es inescrutable.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.